HONKY TONKY SANCHEZ, DE LA MÚSICA A LOS PINCELES

El músico albaceteño Carlos Sánchez, guitarrista de la conocida banda manchega Mercromina, y ahora con su proyecto en solitario ‘Honky Tonky Sanchez’, se estrena como pintor con una extraordinaria y sorprendente exposición que ha querido llamar ‘CUATREROS CUARTEAUS’. La inauguración será el próximo 2 de septiembre, y estará hasta el 10 de septiembre en la ‘Casa Vieja’ de Albacete, donde se podrán ver retratos de músicos, y personajes que han marcado su paso por la tierra, como John Lennon, Lou Reed, Bob Dylan, Enrique San Francisco o Enrique Morente,  todos ellos con un estilo tremendamente arrollador y personal.

Cartel del evento

 

Comunicado de ‘Honky Tonky Sanchez’

+++ C U A T R E R O S  C U A R T E A U S +++

La Gloria

No tenía más de 11 años, la primera vez que escuché la palabra «ARTISTA». Fue en una viña, la viña de los Toriles, de mi abuelo, Batildo, el padre de  mi madre, en Consuegra  (Toledo). BATILDO. Hombre de pocas palabras o ninguna. Hombre de tierra, polvo y rastrojo. Una roca de pie y una montaña tumbado. Sordo del oído derecho por el estruendo de una bomba en la guerra civil y tuerto del ojo izquierdo por una astilla que se clavó mientras vareaba una mañana en la recogida de la oliva. Ese mismo día perdió el ojo y siguió vareando  hasta la noche. Al día siguiente y hasta el último día de su vida trabajó de sol a sol sin importarle un carajo el dinero o su salud, solo le importaba que su familia tuviera un plato de comida cada día.

Batildo

 

Fumó hasta sus últimos días. Bebía vino, siempre  de su bota, con una gran templanza, destreza y degustación, nunca demasiado, una garrafa de 5 litros de agua en el zurrón, navaja y cuscurro de pan con queso. Jamás, ni yo ni nadie lo pudo ver borracho o alterado, la bendición de Dios estaba sobre él por su gran entrega al Padre….a su manera, claro.
No faltaba ni un solo domingo a la iglesia, a la misa del postre. Resplandecía como el oro cada vez que se acicalaba para el culto, bañando todo el aire a su paso de una fragancia de eucalipto Barón Dandi y hierba fresca. TREMENDO mi abuelito Batildo , nunca he conocido en mi vida  nadie así, ni siquiera en las películas de  John Ford . Aunque se le podría asemejar algún personaje del lejano Oeste
Por aquel entonces yo ya aporreaba la guitarra, una guitarra eléctrica marca Talmus, (de las peores, pero para mí la mejor). Mis padres me la compraron en una tiendecita de instrumentos musicales de la Plaza Mayor, a un matrimonio de abueletes encantadores. Pero eso es otra historia…
Pues eso… Batildo y yo estábamos de pareja. Yo, sin levantar la vista de la cepa, por la cuenta que me traía y por no deprimirme por todas las espuertas que faltaban por vendimiar. De repente, oimos, unas cepas más atrás, los cuchicheos de las vendimiadores, que decían:
-Pues el hijo de la Paula (mi madre). Toca muy bien la guitarra.
-SIIIIIII!!- contestaba otra
-Siii, y eléctrica por lo visto, menudos dedos tiene,
-Ten cuidado, no te cortes con las tijeras que nos quedamos sin guitarrista. ..- decía otro.
-¿Y qué tocas, en el granero luego anochecío?- me preguntaba otra- Que se te escucha hasta en la carretera Urda jjjjjj
(RISAS)
-Sí, un poco- contestaba yo.
-Madre mía, que hermoso  el chiquillo y que ojirris tiene- se oía a otra,
-Con lo joven que es y lo guapetón y encima toca la guitarra! !!!
-Sí no toco ná…- exclamaba yo por debajo de la cepa.
-Pues su tío Esteban, el hermano de la Damiana  (mi abuela y madre de mi padre) siempre estaba con la guitarra y la bota…A ver si va a ser de herencia – se escuchó a un hombre más adelante.
-No lo conozco- dije yo.
-Ni lo vas a conocer, ya murió el hombre. …Pero tocaba mu ricamente, Siiiiii!!!
-Yo no toco ná- decía yo.
Se oían más voces:

-Este sale cualquier día en los periódicos y nos saca a tos de pobres
-Acuérdate de nosotras cuando seas famoso. Hijo, ¡que hermoso!
Yo no sabía dónde meterme, me sentía realmente abrumado y mi cabeza volaba entre tanto pámpano. Y, de repente, escuché esa voz que raramente se escuchaba, la voz de Batildo, mi abuelo.
-Amágate ahí…. ARTISTA !!!
Me lo dijo en voz baja, pero con una rotundidad que me temblaron las canillas.
De repente levante la cabeza y pude comprobar cómo todos nos habían adelantado cuatro o cinco cepas más.
Mi abuelo no volvió a decirme nada en toda la mañana pero sus manos eran como las de Eduardo Manos Tijeras… Había puesto el turbo y nada ni nadie lo podría parar. Yo, simplemente, intentaba no cortarme un dedo entre tanto sarmiento, pámpano y fruto. Había puesto el turbo y nada ni nadie lo podría parar. Yo, simplemente, intentaba no cortarme un dedo entre tanto sarmiento, pámpano y fruto.

Con el tiempo me han llamado Muchas veces de ese modo: ARTISTA. No es una palabra que me guste demasiado, pero si entiendo y respeto su significado, por culpa de mi abuelito, que me quería decir a su manera:
“Si quieres ser un Artista, amágate ahí, arremángate, coge aliento y pídele a Dios, que guie tus pasos te cubra y bendiga tu obra si es fiel a él, y trabaja, trabaja, trabaja con todas tus fuerzas y  da  ejemplo y adelanta a tos estos, que la viña es nuestra”.

Para mí un Artista es una especie de factótum, un tipo que hace de todo o al menos lo intenta con todo su empeño, desde la creación de cualquier obra a desempeñar cualquier trabajo u oficio de la mejor manera posible, hasta sacar oro del mismo 0gt y que la mierda del ser se convierta en algo gracioso y llevadero.

Pues en ese caso si me puedes llamar ARTISTA

Así que me puse a pintar a dolor,  hace 5 meses ahora. No veo porque no. No había pintado en mi vida. Bueno miento, me he pasado media vida pintando truculencias y partiendo carnets y tarjetas de crédito como si no hubiera un mañana. Menos mal que si lo había y que los tiempos del Padre son perfectos.
Tengo que decir que todo este tiempo de dolor, sufrimiento perdón y redención por la enfermedad de mi padre, SÁNCHEZ, volver a tener que vivir en el Z00  (Madrid, la ciudad que siempre he odiado) y mis últimos años de suicidio inminente por no saber cómo gestionar el amor, ingestionable en mi caso, soledad, bendita, locura transitoria, vacío, hastío y muerte en vida, tendrían su recompensa….Una de las buenas, tan humilde y gratificante como el poder de la Gloria. «La Llamada», Pero ese testimonio me lo guardo para otro momento. Esto no es mi libro, solo un episodio que creo que os puede poner en situación.
Tras estar en el camino correcto, en mi habitación, a la cual llamo +++The GL0RIA R00M +++ sentí unas ganas inmensas de pintar, no había sentido nada igual en mi vida, salvo la vez, de niño de aporrear una guitarra. Pero esto sentía que venía de otro sitio. Pintaba y pintaba sin medida y de todo, a lo loco, a dolor y a fuego reparado. Solo pensaba en eso… Hasta que una noche di con algo. Era  el espíritu  de Chet Baker  y su trompeta quien me mostró el camino. Estaba cadáver, deforme  y, sin entender entonces  porqué, cuarteado,  pero en cierto modo contento al verse plasmado en aquel papel. Pude sentir por mis pelos como puntas de cactus, que se alegraba de verme y que el camino hacia no sé qué  había comenzado.
Ya simplemente me deje llevar y empecé  a pintar sin descanso en los ratos en los que mi situación familiar me lo permitía. Noches enteras hasta caer agotado y limpio como el primer rayo de luz.

ALELUYA.
Haría una exposición y se llamaría «CUATRER0S CUARTEAUS «. No sabía quiénes podrían estar en ella, aunque si tenía una ligera idea. Serian músicos, personajes que habían marcado mi paso por la tierra. Algunos muy conocidos para el gran público, vivos hasta la fecha y de bastante éxito; otros, personajes de vidas truncadas, desconocidos para la gran mayoría y que salieron de este mundo por la puerta de atrás, pero cuyo legado forma parte de mi vida y de unos cuantos más. Pintaría a algún amigo, a allgún escritor y a algún otro tipo que no quería ser pintado. Pero al hacerlo volvía a sentir esa sonrisa de satisfacción y podía escuchar la voz de mi amigo Juan Azaña (“Para ya, estate quieto, Sánchez…   Lo vas a jodeer…” o “Buen trabajo Sánchez … Descansa”).

Siempre que me disponía a pintar a uno de estos «Cuatreros Cuarteaus «, como cariñosamente yo les llamo (les tengo un cariño que no os lo podéis ni imaginar, ya forman parte de mí, e incluso hablo con ellos. Es lo que tiene estar solo), ponía su música a todo cipote y en todo momento  hasta acabar la obra o que me dijera Juan que parase. Esto me hacía sentir una especie  de comunión  espiritual, que me llenaba de una forma sobrenatural y difícil de explicar si nunca se ha vivido…
*La Gloria *, eso se lo dejo al Padre. Solo la da Dios. Pero una noche, después de orar, oí  que tenía que incluirlo en el título de la exposición , no me preguntéis porque. Solo le pido a Dios que me enseñe a discernir.

Solo son unos cuantos CUATREROS CUARTEAUS. Sé que pintare muchos más porque mi mundo está lleno de ellos  y los necesito a mi lado. Son todos hombres. Todavía no he podido alcanzar la belleza de la mujer como se merece, pero estoy seguro que lo conseguiré algún día, con la ayuda de DIOS.

Esta exposición se la dedico a Dios, a Esteban y Paula (padre y madre) y a Fernando (mi hermano).

Y a mi abuelo Batildo, por enseñarme, navaja en mano, el significado de la palabra ARTISTA.

 

Que Dios os bendiga enormemente
M .U.X.U ♡

H.T . Sánchez

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp